En este momento estás viendo GAROZA, IBARROLA EN CASTILLA
iberianstyle Garoza el viaje definitivo de Ibarrola a Castilla

GAROZA, IBARROLA EN CASTILLA

  • Categoría de la entrada:COLABORACIONES
  • Tiempo de lectura:13 minutos de lectura

La obra cumbre del pintor Agustín Ibarrola reposa en Castilla, en la provincia de Ávila. El arte abstracto que Ibarrola pintó y dejó para siembre en una dehesa de Castilla y que pasa a la historia del arte.

GAROZA: EL VIAJE DEFINITIVO DE AGUSTÍN IBARROLA A CASTILLA.

En la primera mitad de los años cincuenta un grupo de artistas vascos entre los que se encontraban Blas de Otero, Agustín Ibarrola, Ismael Fidalgo y otros, sintieron la opresión del humo de las fábricas y del gris de aquellos edificios a los que el chirimiri no quitaba la carbonilla pegada a sus muros. Decidieron sacudirse la sombra del vuelo de aquella boina humeante y emprendieron un viaje para ver la luz, el color y las noches estrelladas de Castilla. Fue un viaje bohemio, casi lisérgico, de noches al raso, almuerzo prestado por algunos vecinos y bota de vino rellenada a escondidas. El grupo, a veces, quedaba incompleto pues alguien se demoraba en una población enamoriscado y en brazos de una moza. El viaje de vuelta no lo hicieron todos juntos sino desperdigados. 

Años después, en el 2005, Agustín Ibarrola emprendió su regreso definitivo a Castilla para que allí reposara para siempre el culmen de su obra: Las Piedras de Garoza.

iberianstyle Ibarrola Garoza Integracion
Integración - Agustín Ibarrola

En aquellos años el pintor sufría el acoso del terrorismo y del mundo nacionalista. Sentía la tristeza de la sinrazón de su tierra, cuando su amigo Alfredo Melgar le invitó a visitar su finca en un pueblo de Ávila y decidió que allí establecería su obra definitiva y si fuera posible una fundación que llevara su nombre amén de una escuela de pintura. Trabajó en Muñogalindo durante cuatro años residiendo en el pueblo desde la primavera hasta bien entrado el otoño.

Me dirijo una soleada mañana al mencionado municipio abulense; Mari Carmen me hace el favor de conducir el coche. Vamos a repasar esa más que relevante obra  de Ibarrola, aquel intelectual que dedicó casi toda su vida a estudiar, reflexionar y experimentar sobre el espacio plástico como elemento relevante en una creación artística.

iberianstyle Ibarrola El pintor
El pintor, Agustin Ibarrola

La Dehesa de Garoza se encuentra en uno de los altos que dominan el Valle de Emblés, desde donde acompañados por las encinas, se contemplan enfrente las Sierras de La Panamera y la de Gredos, esta mañana cubiertas por la nieve. El entornó cautivó a Agustín que comenzó a elegir las rocas en las que pintar su obra, una a una, en lo que fue una relación íntima estudiando formas, grietas, palpando cavidades… El entusiasmo y su férrea decisión de culminar su larga carrera en ese paraje se demuestra con el hecho de que aquí pintó la elevada cifra de 121 obras, con un trabajo contundente, minucioso, intelectual, que tuvo este resultado de espectacular grandiosidad, diverso y único.

iberianstyle Ibarrola Garoza Un tiesto
¿Un Tiesto? - Agustín Ibarrola

El pintor vasco nos deja en Garoza unas obras que responden a diversas cuestiones. Trabajos sobre el cubo como juego geométrico que no tienen las rocas, pero que con ellas se convierte en otros volúmenes dinámicos y conceptuales creando nuevo dinamismo expresivo. La abstracción comienza tras el cubismo, por lo que este trabajo sobre la evolución del cubo por parte de Ibarrola es coherente, relevante y vanguardista. También es una labor telúrica, si se quiere, que le permite utilizar como material de trabajo un mundo que tiene millones de años y en el que interpretar un proyecto común para todas las culturas; todo ello además en una comarca rica en castros vetones. O evolucionar ese concepto artístico de que no todo lo que tiene volumen es escultura; también puede ser pintura.

iberianstyle garoza ibarrola
En Las Piedras de Garoza, puro Iberianstyle

Pero no puedo dejar al margen a otros protagonistas de la dehesa. Por un lado el entorno con el que la obra se integra e interactúa. Grietas o trazos que complementan ramas, integración de los colores en el bosque, simbolismo y expresionismo de variada plasticidad en el que hasta una ráfaga de viento serrano te motiva y amplía la interpretación. Y por otro, esa oferta al espectador para interactuar por medio de las distintas perspectivas o diversos lugares de observación, los ritmos, musicalidades y visualizaciones que pueden llegar hasta el positivo y el negativo de una misma imagen. Hacer el recorrido contemplando todo el espacio con lentitud, demorándose en el placer de la espectacularidad es una experiencia especialmente grata; un tiempo que te deja plenamente satisfecho.

iberianstyle ibarrola Garoza obra

Unos días después viene a casa el escritor Fernando Maura. No sólo fue un gran amigo de Agustín, también fue un intenso colaborador con aquel deseo del pintor de establecer una Fundación Ibarrola en Muñogalindo; proyecto que lamentablemente no ha visto la luz. La charla sobre diversos temas es plácida, frente a la chimenea y con un vaso de whisky perfectamente ad hoc. Claro que es inevitable que cuando le refiero mi excursión a visitar las Piedras de Garoza nos centremos en la vida y obra que allí concluyen. Él es el que me refiere, como prefacio, aquel viaje de los años cincuenta con el que he comenzado este texto.

iberianstyle Ibarrola Garoza La naturaleza te mira
La naturaleza te mira - Agustín Ibarrola

Poco después de la inicial incursión castellana, en el año 56, viaja a París y es allí donde comienza una enorme labor intelectual con respecto a la función del espacio plástico que no abandonaría nunca. Y que tiene como un segundo paso la fundación, junto con otros pintores, del “Equipo 57”, verdadera arma de creación teórica de una importante vanguardia artística española de aquellos años.

La primera etapa de la vida pictórica de Ibarrola la podríamos calificar de expresionista más que de figurativa, pero de un expresionismo un tanto peculiar ya que no existe el color. En la obras de su primera época, como en las realizadas en la cárcel, la tristeza de la realidad ahuyenta al color que aparece con la abstracción.

iberianstyle Ibarrola Perspectiva
Perspectiva - Agustín Ibarrola

Desgranamos entre ambos los distintos planos que convergen en su evolución artística; como puede ser el trabajo sobre la situación del color en el espacio plástico. Como paso previo a cada obra, trabajaba él incesantemente sobre la distribución de los colores en el lienzo, madera o piedra; analizaba la función de la separación de los mismos y en su caso la utilidad de las líneas o trazos blancos u oscuros para llevar a cabo esa misión. Eso lo hacía rellenando un gran número de cuadernos con bocetos, apuntes y gastando infinidad de lápices de colores. Aquellas reflexiones iniciales, junto con el Equipo 57, con la que

“intentan trascender la llamada perspectiva renacentista que establecía un esquema de situar los objetos en distintas parte del lienzo para transmitir al espectador la ubicación de cada uno”

Concluye con la utilización de la perspectiva como un elemento creativo más; un juego con el espectador que según se va moviendo, por ejemplo, en el Bosque de Oma o en Garoza, ve lo pintado de diferente forma o con distintos contrastes.

iberianstyle ibarrola garoza enmarcados
Enmarcado - Agustín Ibarrola

En las conferencias que Andreu Jaume ofreció en la última edición de Ancha es Castilla, analizó la relación del arte con la naturaleza y en concreto habló de la aparición del paisaje a partir del romanticismo, por ejemplo en la pintura inglesa. Ese nuevo protagonista, el paisaje, evoluciona a partir de entonces de manera permanente y vemos que se potencia y gana fuerza con la utilización del color en el impresionismo. Ibarrola sigue adelante con ese desarrollo y convierte la naturaleza, el paisaje, en el espacio plástico sobre el que trabajar; permitiendo además al espectador interactuar con obra y entorno.

iberianstyle Ibarrola Garoza El Cielo en la dehesa
El Cielo en la Dehesa - Agustín Ibarrola

Profundiza, así mismo, sobre la evolución del soporte pictórico desde los hombres primitivos hasta nuestros días; historia de la pintura que queda reflejada tanto en los fantásticos cubos del puerto de Llanes como en las piedras de las que hablamos.

En Muñogalindo y también no lejos de allí, en el pueblo segoviano de Domingo García podemos ver petroglifos rupestres; El hombre ya utilizó las rocas para pintar hace miles de años, a las que ahora, Ibarrola le añade obra pionera y de vanguardia.

iberianstyle Ibarrola Petroglifos de Domingo Garcia
Petroglifos de Domingo García

Como consecuencia de no conseguir sacar adelante el proyecto del artista de establecer su fundación, la obra de menores formatos ha ido pasando a manos privadas y el Bosque de Oma desnaturalizado tras los atentados y su traslado.

Nos quedan para disfrutar las creaciones en el exterior, sus esculturas en algunas ciudades, las realizadas en homenaje a las víctimas del terrorismo, los bloques del puerto de Llanes, las pinturas en el bosque de Allariz (Orense) y fundamentalmente las Piedras de Garoza.

Y nos queda también el recuerdo de un gran artista que fue un hombre humilde y eminentemente bueno.

José Antonio García Albi